Herramienta de accesibilidad para
personas con discapacidad
Portal de Accesso

Comedores comunitarios, inmejorables ejemplos de la exitosa colaboración comunidad-gobierno

Publicado el 06 Septiembre 2019
WhatsApp Image 2019-09-07 at 11.53.59 (3).jpeg
WhatsApp Image 2019-09-07 at 11.54.00 (2).jpeg
WhatsApp Image 2019-09-07 at 11.54.00 (1).jpeg
WhatsApp Image 2019-09-07 at 11.54.00.jpeg

BOLETÍN 031

6 de septiembre de 2019

• Aplican un esquema mixto de trabajo para garantizar el derecho a la alimentación: Almudena Ocejo Rojo

• Cada día brindan una comida caliente y nutritiva a 75 mil personas, dice la secretaria de Inclusión y Bienestar

•Celebra con la comunidad el primer año de vida del comedor Condesa-Iztapalapa


Al celebrarse el primer aniversario del comedor comunitario Condesa-Iztapalapa, la secretaria de Inclusión y Bienestar Social, Almudena Ocejo Rojo, se congratuló de la existencia de ese espacio de convivencia social.

Ante la presencia de decenas de comensales, advirtió que éste es uno de los 460 comedores comunitarios de la Ciudad de México y, por tanto, forma parte de una familia muy grande de comedores, pues cada día, entre todos, comunidad y gobierno, alimentamos a 75 mil personas.

Estos comedores sobresalen, recalcó Ocejo Rojo, porque se cuentan entre los ejemplos más evidentes y exitosos de la colaboración entre la sociedad civil y el gobierno. Porque en ellos se ejerce, explicó, un esquema mixto de trabajo cuya finalidad es ofrecer un indispensable servicio: garantizar el derecho a la alimentación.

En efecto, afirmó, el gobierno hace su parte al asegurar el abasto alimentario, mientras la comunidad, con la elaboración de los alimentos y la atención a los comensales, cierra este círculo virtuoso.

La titular de SIBISO remarcó que estos comedores son verdaderos espacios de convivencia comunitaria, porque compartir la mesa es, por su propia naturaleza, estar en comunión, pues de eso se trata, de compartir el espacio. Porque comunión, subrayó, es la alianza de las palabras común y unión. La participación de dos o más personas en la cosecha de un esfuerzo común.

A manera de conclusión, Ocejo Rojo felicitó a los integrantes del colectivo por ofrecer, gracias a su esfuerzo, por lo menos una comida saludable, rica y caliente.

A petición de la comunidad, Ocejo Rojo se comprometió a buscar, entre la alcaldía de Iztapalapa y la SIBISO, un espacio más amplio y, en consecuencia, a incrementar el número de raciones, pues parecen insuficientes las 150 diarias que aquí se ofrecen, dijo entre el aplauso de los concurrentes.

Por su parte, un representante del Colectivo Trans por la libertad de ser y decidir, recordó que el comedor se estableció para cubrir las necesidades alimentarias de numerosos usuarios de la clínica Condesa-Iztapalapa.

Tenía la finalidad, agregó, de satisfacer las necesidades alimentarias de los adultos mayores abandonados, de personas en situación de calle, de enfermos de VIH y vecinos en general.

El trabajo comunitario, remató, nos enriquece. Porque este comedor es consecuencia de una labor colectiva muy importante.